• Share to Facebook
    • Twitter
    • Email
    • Print

November 19, 2007

Atracciones de Nado con Delfines en Venezuela

Humane Society International

Hay buenas noticias desde Venezuela. Solo existe un delfinario en este país: Mundo Marino, en Isla Margarita. HSUS/HSI ha trabajo con temas de conservación de mamíferos marinos por muchos años con una excelente organización local, Sea Vida, y cuando solicitaron ayuda para enfrentarse a mundo marino en la década de 1990, aceptamos gustosos. Con nuestro apoyo, Sea Vida ha lanzado una campaña educativa, dando charlas en escuelas, imprimiendo afiches y desarrollando y distribuyendo un volante con dibujos hechos por niños pidiéndole a las personas que no contribuyan a la captura y al cautiverio de delfines. La campaña ha promovido la observación responsable de delfines y ballenas como una alternativa al cautiverio.

Más recientemente, Sea Vida ha estado trabajando para garantizar que aquellos que están acusados de participar en capturas de delfines para Mundo Marino sean juzgados según las leyes venezolanas que protegen la vida silvestre.

En el 2003, la autoridad de CITES en Guyana (fronteriza con Venezuela al este) emitió un permiso para capturar 50 delfines. En el 2004, esta misma agencia extendió un permiso autorizando la exportación de cuatro delfines nariz de botella a Venezuela. A pesar del hecho de que el beneficiario de este permiso de exportación no era un exportador de vida silvestre registrado, la autoridad venezolana de CITES dijo que permitiría a Mundo Marino importar los cuatro animales.

En mayo del 2004, la marina venezolana descubrió 10 delfines nariz de botella en un encierro marino en la península de Paria (en aguas venezolanas). Mientras interrogaban a las personas que se encontraban ahí, los marineros encontraron a dos delfines más capturados recientemente. Uno de estos delfines (una hembra) murió: creemos que debido al maltrato durante la captura. Un oficial local viajó al lugar y ordenó la liberación de los 11 delfines restantes. Una investigación criminal fue abierta con base al artículo 59 de la “Ley Penal del Ambiente” de 1992. 
 
Una de las personas arrestadas en este sitio fue un entrenador mexicano de delfines. El y otro ciudadano mexicano involucrado eventualmente abandonaron el país. La corte falló a mediados del 2007 que todas las personas arrestadas en el sitio debían enfrentar un juicio público. Administradores y representantes de Mundo Marino también fueron acusados, como presuntos motivadores de las capturas.
 
Los acusados afirman que los delfines estaban siendo transportados desde Guyana, pero nosotros creemos que sus versiones y documentos de viaje no corroboran su historia. En nuestra opinión, la evidencia apunta fuertemente a que los delfines fueron capturados en aguas venezolanas: los acusados estaban muy lejos de su supuesto punto de salida en Guyana, usando botes pequeños. Además, el permiso venezolano de CITES era válido solo para la importación de cuatro delfines, y 12 habían sido capturados.
 
Los acusados, incluyendo a los representantes de Mundo Marino, intentaron lograr que el caso fuera desestimado, pero recientemente la corte falló en su contra. Todas las partes acusadas tendrán que enfrentar un juicio. Es poco común que aquellos que capturan delfines para exhibición pública sean acusados de acuerdo a las leyes de protección de vida silvestre de cualquier país, y es esperanzador ver que Venezuela implemente sus leyes escrupulosamente. Esperamos noticias de Sea Vida según el juicio progrese.

  • Sign Up

    Reciba las últimas noticias y alertas de acción

  • Take Action