• Share to Facebook
    • Twitter
    • Email
    • Print

April 27, 2009

Lilian Schnog: Trabajando por los Animales en Costa Rica

Humane Society International

Los padres de Lilian eran refugiados judíos quienes huyeron a Curazao, donde Lilian nació en 1947. Ella vivió ahí hasta los 16 años y se mudó a Holanda a estudiar dermatología. Lilian regresó a Curazao dos años después.

Una activista desde el principio

Lilian ha sido una rescatista de animales toda su vida. Ellos percibieron sus buenas intenciones, siguiéndola siempre a casa. En cierto momento, hubo 15 gatos viviendo con su familia, quienes siempre estuvieron muy a gusto con muchos animales alrededor. Siempre hubo más mascotas que humanos viviendo en su casa mientras crecía.  

Lilian se casó con un holandés llamado Ben Nagtegaal cuando tenía 21 años y regresó a Holanda con él mientras él estudiaba derecho. Después de sus estudios se mudaron a Aruba, donde Ben estableció su bufete y Lilian continuó ayudando a los animales necesitados.

Empezó a trabajar con una estadounidense que estaba ayudando animales callejeros. Empezaron a organizar su propio proyecto de esterilización pequeño, y ahí fue donde Lilian obtuvo la idea para un refugio y clínica de esterilización.

Después, tras años de vivir en Aruba, Ben y Lilian decidieron mudarse a Costa Rica para criar ahí a su hijo Michael. Compraron una propiedad que estaba cerca de un refugio para animales que en ese entonces era manejado inadecuadamente y tenía necesidad de ayuda financiera y técnica. Lilian empezó ahí como voluntaria a finales de la década de 1980, ayudando animales y familiarizándose con el funcionamiento de un refugio. Ella pudo ver que debían cambiarse muchas cosas.

Realizando un sueño

En 1991, Lilian compró este refugio y estableció la Asociación Humanitaria para la Protección Animal de Costa Rica (AHPPA). La junta directiva fue elegida y se inició la transición.

Entonces, solo existía una maltrecha sala de operaciones y unos cuantos encierros para mantener a los perros para adopción. Pero con la ayuda de HSI, Lilian tuvo el apoyo y conocimiento que necesitaba.

A principios de la década de 1990, las autoridades costarricenses estaban intentando controlar la sobrepoblación de perros callejeros mediante el envenenamiento. Lilian convenció a los funcionarios de llevar a los perros callejeros al refugio donde ella podría darles tratamiento y darlos en adopción, en lugar de matarlos. Era una situación de beneficio mutuo y Lilian se volvió conocida entre los funcionarios locales. La AHPPA es el único refugio animal legal que opera en Costa Rica.

Continuando la Misión

La AHPPA tiene ahora una sala de cirugías con tecnología de punta que mantiene a 3 veterinarios a tiempo completo ocupados los siete días de la semana, con un programa de esterilización de gran escala que realiza un promedio de 45 esterilizaciones/castraciones al día. Aproximadamente 1500 animales son adoptados del refugio cada año.

La AHPPA se ha expandido para incluir un Programa de Beneficencia, a través del cual el personal visita áreas rurales y empobrecidas de Costa Rica para dar tratamiento a animales necesitados y ha iniciado en un proyecto de esterilización masiva.

También existe una escuela en las instalaciones, donde la AHPPA ofrece un Programa Educativo Ambiental y de Bienestar Animal para enseñar a los niños de Costa Rica sobre la importancia de cuidar el ambiente y a todas las criaturas vivientes que habitan nuestro planeta.

HSI se alegra de entregarle el Premio por Compromiso y Logros Extraordinarios a Lilian Schnog por su inspiradora dedicación de toda una vida hacia el bienestar animal.

  • Suscribirse
  • Tomar Acción