• Share to Facebook
    • Twitter
    • Email
    • Print

December 31, 2009

Ballenas en Problemas

Humane Society International

Las ballenas enfrentan crecientes amenazas:

  • Bajas tasas reproductivas: las ballenas tienen naturalmente bajas tasas de reproducción, lo que hace a muchas especies vulnerables a la creciente presión de la cacería comercial.
  • Contaminación química: Los contaminantes modernos que fluyen hasta los océanos están literalmente contaminando los tejidos de las ballenas. Se sospecha que algunas muertes y encallamientos de ballenas son causados por fallas del sistema inmunológico resultado de la exposición de tejidos a ciertos contaminantes.
  • Aumento del tráfico pesquero y comercial: las amenazas incluyen los golpes con barcos y el enredamiento accidental en redes de pesca.
  • Contaminación Sónica: los mamíferos marinos son criaturas altamente orientadas por los sonidos. Al ser expuestos a grandes niveles de ruido, las ballenas y los delfines no solo pueden sufrir daños en su audición, sino que también otras formas de daño físico y psicológico. Actividades tales como la exploración petrolífera y de gas, la construcción de plataformas petroleras, los sonares activos y las pruebas militares con explosivos, el uso de aparatos acústicos para ahuyentar a los mamíferos marinos de las redes de pesca y de los criaderos de peces, los experimentos marinos que causan grandes niveles de ruido y el creciente nivel de ruido de motores de barcos pueden tener consecuencias de severas y de debilitamiento a largo plazo en las ballenas.

Con esta clase de presiones amenazando la viabilidad a largo plazo de nuestros océanos y de sus habitantes, es irresponsable sumar una presión aún mayor sobre las ballenas cazándolas para proveer un mercado de alimentos de lujo.

Santuarios de Ballenas

Mientras que algunos países ansían regresar a la cacería comercial de ballenas, las fuerzas a favor de las ballenas han redoblado sus esfuerzos por establecer santuarios de ballenas en tantos océanos como sea posible. A la fecha la CBI ha creado santuarios en el Océano Índico y en el Océano Sur (Antártica). Los esfuerzos de países miembros para crear santuarios adicionales en el Pacífico Sur y el Atlántico Sur han sido rechazados debido a la presión de Japón y sus aliados. Estos también están tratando de abolir los santuarios ya establecidos y Japón continúa ignorando la ley internacional cazando ballenas en el Océano Sur.

El nuevo siglo

Durante sus más de seis décadas de existencia, la CBI ha evolucionado desde una institución internacional cuya principal tarea era el establecimiento de cuotas de cacería, a una que también reconoce su papel protegiendo y garantizando la existencia de las ballenas para las presentes y futuras generaciones.

Sin embargo, la CBI podría convertirse nuevamente en un “club de cazadores” debido a la presión de Japón, Islandia y Noruega. Se debate una propuesta de pretende regular la cacería comercial de ballenas, asumiendo que los cazadores de ballenas se conformarían con capturas que fueran sostenibles, un hito jamás logrado y con pocas probabilidades de que ocurra.

En el siglo 21, la carrera dentro de la CBI es entre las fuerzas a favor de la cacería comercial y quienes les exigen a sus gobiernos que vayan a la CBI decididos a terminar con esta práctica barbárica. Es tiempo de que la CBI se convierta en una organización de protección de las ballenas de una vez por todas.

Lo que podemos hacer

La Enmienda Pelly a la Ley de Protección de Pescadores le brinda al gobierno de los EE. UU. un mecanismo legal para aplicar sanciones económicas contra países como Japón que están minando los tratados ambientales y de pesquerías internacionales. HSI/HSUS le ha hecho un llamado a los EE. UU. para que invoquen la Enmienda Pelly para aplicar sanciones en contra de los países cazadores de ballenas. Aunque los EE. UU. afirman tener una política firme en contra de toda cacería comercial y científica de ballenas, el gobierno debe aún tomar acciones firmes al respecto.

En vista de las oportunidades existentes en la observación de ballenas, las ballenas son más valiosas vivas que muertas. La observación de ballenas es una industria creciente en muchos países, que puede brindar a las personas una forma educativa y no-consumista de aprovechar a las ballenas. Una manera efectiva de proteger a las ballenas y a las comunidades costeras que ofrecen la observación de ballenas es creando santuarios: áreas que ofrecen un refugio seguro para las ballenas durante las vitales épocas de alimentación, reproducción y crianza. Los santuarios no solo mantienen a las ballenas seguras de la cacería sino que también brindan un marco más amplio para proteger su hábitat y ecosistemas.

La solución definitiva a la controversia actual sobre la cacería comercial de ballenas es prohibir esta práctica de forma definitiva. Una prohibición total y permanente acabaría con las constantes batallas acerca de la interpretación de las reglas y excepciones de la Comisión Ballenera Internacional y eliminaría la amenaza constante de un resurgimiento de la cacería comercial de ballenas que utilice un sistema de cuotas incierto así como un monitoreo e implementación inadecuados. Los substitutos para la carne de ballena están ampliamente disponibles, de modo que no hay lugar para la cacería comercial de ballenas en la economía actual. Las ballenas vivas son mucho más valiosas.

  • Suscribirse
  • Take Action
  • Tome acción para salvar a las ballenas Actúe Ahora