• Share to Facebook
    • Twitter
    • Email
    • Print

September 27, 2011

Horneando sin Huevo ni Lácteos

Guía de Platillos sin Carne

  • Donna Gentile Wierzbowski

Sea cual sea la razón por la que excluyas de tus platillos el huevo y/o los lácteos (para ayudar a los animales, por el medio ambiente o por razones de salud), ello no es motivo para dejar de comer tus postres favoritos.  De hecho, las versiones de casi cualquier platillo o postre en las que se excluyen el huevo o los lácteos resultan ser más fáciles de preparar de lo que te imaginas.  Hay un sin número de substitutos para el huevo y los lácteos.

Substitutos para el huevo

Los plátanos (o bananos o guineos dependiendo del país en el que vivas) y la Compota de Manzana: los plátanos y la compota de manzana funcionan bien en muchas recetas horneadas, tales como las galletas, los panecillos y los panqueques.  Hay que recordar que los plátanos podrían hacerle cambiar sabor a la receta.

Por cada huevo que requiera la receta, utiliza ½ plátano (o banano o guineo) –ya sea licuado o en puré- o utiliza ¼ de taza de compota de manzana.

El tofu: el tofu es un excelente substituto en aquellas recetas que requieran de muchos huevos, tales como los quiches y algunos postres, ya que éste les da la misma textura “cremosa”.

Para substituir un huevo en la receta, haz un puré con ¼ de taza de tofu suave.

La linaza: un nutritivo substituto del huevo con sabor a nuez, la linaza se aprovecha mejor en recetas horneadas tales como las galletas, los brownies y los wafles.

Por cada huevo a sustituirse, mezcla una cucharada de linaza molida con tres cucharadas de agua hasta que la mezcla se vuelva espesa y cremosa.

Otras formas de substituir huevos:

1 huevo=

2 cucharadas de agua + 1 cucharada de aceite + 2 cucharaditas de polvo de hornear

2 cucharadas de harina + 1/2 cucharada de grasa de cocina + 1/2 cucharadita de polvo de hornear + 2 cucharaditas de agua

 

Substitutos para los lácteos

La leche: las leches de soya y de almendra son los mejores substitutos de la leche en las recetas horneadas.

Utiliza una taza de leche de soya o de almendra por cada taza de leche que requiera la receta.

En algunos lugares, se pueden encontrar en los supermercados varias alternativas a la leche, que carecen de lácteos.  O alternativamente puedes también hacer tu propia leche de soya o almendra.

Leche de almendra

Las almendras son ricas en proteínas, magnesio, fósforo, potasio, hierro y zinc y no contienen colesterol.

1/2 taza de almendras enteras, remojadas en agua toda una noche
2 tazas agua

1. Deja remojando las almendras en agua durante la noche.
2. Escurre y desecha el agua de remojo (si lo prefieres, las almendras pueden pelarse).
3. En una licuadora, licúa las almendras hasta formar una pasta uniforme, añadiendo un poco de agua de ser necesario.
4. Agrega el resto del agua.
5. Cuela la mezcla para eliminar cualquier partícula de almendra restante.
6. De ser necesario, añade más agua para obtener la consistencia deseada.
7. Una vez preparada, la leche debe ser refrigerada. Puede mantenerse refrigerada por hasta cuatro días.

Leche de soya

140 gms de frijol de soya
Agua

1. Para preparar un litro de leche de soya, coloca los frijoles de soya en un sartén y agrégales tres litros de agua hirviendo.
2. Déjalos enfriar y espera entre 6 y 12 horas.
3. Escurre los frijoles, agrega un litro de agua fría y procésalos en la licuadora durante tres minutos.
4. Separa la leche de soya de los sólidos pasando la mezcla por una malla/filtro de tela fina.
5. Hierve la leche de soya durante 10 minutos.

Rinde para 2 porciones.

Mantequilla

Se puede utilizar aceite para substituir la mantequilla a la hora de hornear.

Por cada taza de mantequilla que requiera la receta, substitúyela con ¾ de taza de aceite vegetal o aceite de canola.

Brownies sin huevo ni lácteos

2 tazas de harina sin blanquear para todo uso
2 tazas de azúcar blanco
3/4 de taza de chocolate sin endulzar en polvo
1 cucharadita de polvo de hornear
1 cucharadita de sal
1 taza de agua
1 taza de aceite vegetal
1 cucharadita de extracto de vainilla

1. Precalienta el horno a 350 grados Farenheit (~175 grados Celsius)
2. Mezcla la harina y el agua en un tazón grande y déjala reposar por unos minutos.
3. Agrega y mezcla el azúcar, el chocolate en polvo, el polvo de hornear y la sal.
4. Agrega el aceite vegetal y la vainilla. Mezcla hasta que quede uniforme.
5. Extiende la mezcla del brownie uniformemente en una bandeja (de alrededor de 9x13 pulgadas, o 23x33).
6. Hornea la mezcla en la bandeja durante 25-30 minutos.
7. Deja enfriar por 10 minutos antes de cortar en pequeños cuadros.
 

Para más recetas y consejos sobre la alimentación consciente, lee nuestra Guía de Platillos sin Carne.

  • Suscribirse
  • Tomar Acción