• Share to Facebook
    • Twitter
    • Email
    • Print

October 6, 2010

No Compres Vida Silvestre

Humane Society International

El comercio ilegal de vida silvestre genera más de $10 mil millones anuales y es superado únicamente por el comercio ilegal de drogas y armas. Mientras que muchas personas participan intencionalmente en el comercio ilegal de vida silvestre, algunos ítems ilegales, tales como joyería de marfil y caparazones de tortuga, pueden ser comprados fácilmente en tiendas o por medio de Internet por clientes que no saben lo que realmente están comprando. Adicionalmente, la vida silvestre y los productos de vida silvestre podrían ser vendidos legalmente en destinos turísticos, pero llevar estos ítems a casa podría ser ilegal o podría requerir de permisos especiales de CITES.

Partes y Productos: El comercio de partes y productos de vida silvestre exótica incluye cueros y pieles, objetos ornamentales, alimentos (como las aletas de tiburón [inglés]), y la medicina tradicional.

Comercio de Animales Silvestres vivos: El comercio de animales silvestres vivos incluye el comercio de animales exóticos, la investigación y enseñanza biomédica, las fincas y ranchos de cacería y la exhibición de animales capturados de su ambiente natural.

Marfil

La  compra y venta de marfil y productos de marfil es el motor de la cacería furtiva de elefantes. Los objetos de marfil de elefante se venden principalmente en forma de tallas, pero también como joyas, piezas en bruto, teclas de piano, trofeos de caza y piezas individuales.

En 1989, el comercio internacional de elefantes africanos fue prohibido por los miembros de la Convención sobre Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Flora y Fauna Silvestre (CITES). El comercio internacional de marfil de elefantes asiáticos ya había sido prohibido en 1975. Antes de la prohibición de 1989, CITES había intentado regular y controlar el comercio de marfil, pero no lo logró. Para 1989, se estimaba que el 90% del marfil en el comercio legal provenía de elefantes cazados en forma furtiva. Estaba claro que un comercio legal de marfil era una sentencia para los elefantes. Los países aprobaron individualmente leyes para aplicar la prohibición.

En los EE. UU., únicamente se puede comprar y vender marfil en forma de antigüedades. Sin embargo, un agente del Fish and Wildlife Service (Servicio de Pesca y Vida Silvestre) de los EE. UU. quien observa un cargamento de marfil no puede distinguir si el marfil es antiguo o si proviene de un elefante o un mamut (una especie extinta de la cual el marfil puede ser vendido legalmente), existen muy pocos inspectores de marfil en los puertos de los EE. UU. en comparación con la cantidad importada y los comerciantes de marfil usualmente ofrecen papeleo falso el cual verifica la edad del marfil.

Caparazones de tortuga

Durante siglos, las tortugas carey [inglés] fueron sacrificadas por sus hermosos caparazones moteados, que eran utilizados para hacer joyería, peines decorativos, cucharas y estatuillas. La población de la tortuga carey declinó y no se ha recuperado.

Desde 1975, las tortugas carey están totalmente protegidas del comercio internacional por la Convención sobre Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Flora y Fauna Silvestres (CITES). (Debido a una excepción a esta regla, se permitió que Japón comerciara caparazones de carey hasta 1993.) Sin embargo, muchas tortugas carey aún son sacrificadas y productos hechos de los caparazones de carey aún se venden en mercados turísticos alrededor del mundo.

Pieles

La piel autentica puede ser modificada para que aparente ser sintética, tiñéndola de color rosado, naranja u otro color no-natural o podría ser utilizada como un accesorio. También puede ser etiquetada como sintética o podría no ser etiquetada del todo.

En 1999, investigadores de la HSUS descubrieron una amplia variedad de ítems hechos de piel de gato y perro: abrigos completos, revestimientos en botas y guantes, figuras de gato, pompones en abrigos, lazos de pelo teñidos para que asemejaran piel sintética y productos homeopáticos que supuestamente ayudaban a aliviar la artritis. Adicionalmente, los investigadores descubrieron que estaban etiquetados de forma fraudulenta o no estaban etiquetados del todo o simplemente eran teñidos para que parecieran piel sintética.

Aunque actualmente el comercio de piel de gato y perro es ilegal en los EE. UU. y en la Unión Europea, todavía puede ser vendida en otros países. Las pieles de otros animales se venden internacionalmente.

Coral

Los arrecifes de coral solamente equivalen a una pequeña parte del ambiente marino, pero son el hogar de más del 25 por ciento de los peces marinos del mundo y se encuentran entre los ecosistemas  biológicamente más diversos en la tierra. Los corales son recolectados de su ambiente para hacer joyería y los corales Corallium son el tipo más valioso de coral precioso en la industria de la joyería. Los mismos son recolectados en muchas regiones a nivel mundial y son convertidos en joyería y tallados en China, Taipei, Tailandia y Las Filipinas. En el 2006, más de 1.8 millones de estos ítems fueron importados únicamente por los EE. UU. Se desconoce el volumen del comercio global.

La recolección de corales para las industrias de acuarios y joyería usualmente se enfoca en un pequeño número de especies poco comunes, de crecimiento lento y larga vida. La extracción excesiva de estas y otras especies de coral puede producir la destrucción localizada de los corales, un incremento en la erosión y la pérdida de hábitat de peces. La remoción a gran escala de roca viva destruye el hábitat para los peces, invertebrados marinos, organismos bénticos y además daña la estructura de los arrecifes.

De acuerdo con un estudio del World Resources Institute (Instituto de Recursos del Mundo) realizado en 1998, las actividades humanas han puesto un 58 por ciento de los arrecifes de coral del mundo en riesgo. Muchos han sido dañados y no se pueden recuperar. Los corales son recolectados utilizando dragas, las cuales consisten de barras de hierro que son haladas a través del lecho oceánico, las cuales no solamente destruyen las poblaciones de coral sino también a comunidades enteras de organismos vivientes. El patrón de explotación ha sido un patrón de extirpación secuencial; a medida en que se descubren nuevas extensiones de coral, son destruidas por los recolectores, quienes luego se mueven hacia otras extensiones de coral.

Animales vivos

Cada año, millones de animales son capturados de su hábitat natural para luego ser vendidos en el comercio internacional de especies silvestres vivas. Los usos comerciales de estos animales incluyen el comercio de animales exóticos, la investigación y educación biomédica, el abastecimiento de granjas y ranchos de cacería públicos o privados.

El comercio de especies silvestres vivas [inglés] tiene como resultado la lesión y la muerte de muchos de los animales capturados. Las tasas de mortalidad varían dependiendo del tipo de animal, el país de origen, las técnicas de transporte y captura que se utilizan y, finalmente, de la capacidad de la especie para soportar traumas físicos y psicológicos extremos y su capacidad de adaptación a un ambiente de cautiverio. El comercio de animales vivos genera el agotamiento de poblaciones silvestres, el daño de hábitat y el sufrimiento de una cantidad innumerable de animales.

Industria de la exhibición en cautiverio

Contrariamente a la percepción popular, la captura de mamíferos marinos silvestres no es cosa del pasado. La captura de especímenes vivos, particularmente de delfines, sigue ocurriendo en el mundo en regiones donde se sabe muy poco sobre el estatus de las poblaciones. 

La industria de exhibición pública sostiene que mejora las vidas de los mamíferos marinos en cautiverio [inglés] protegiéndolos de los rigores del ambiente natural. La verdad es que los mamíferos marinos han evolucionado física y conductualmente para sobrevivir a estos rigores. Por ejemplo, prácticamente todos los tipos de mamíferos marinos, desde los leones marinos hasta los delfines, viajan grandes distancias diariamente en busca de alimento. En cautiverio, los patrones de alimentación y búsqueda se pierden por completo. Padecimientos relacionados al estrés tales como úlceras, comportamientos estereotípicos como la auto-mutilación, el movimiento lento y la agresión anormal entre grupos se desarrollan frecuentemente en los depredadores a los que se les niega la oportunidad de buscar su propio alimento. Otros comportamiento naturales, tales como aquellos asociados con la dominación, el apareo y el cuidado materno se ven alterados en el cautiverio, lo que puede representar un impacto sustancialmente negativo en los animales.

Los mamíferos marinos capturados en su hábitat natural experimentan gradualmente la atrofia de muchos de sus comportamiento naturales y son sacados de las condiciones que permiten la expresión de rasgos culturales tales como las vocalizaciones especializadas (“lenguaje”) y las técnicas naturales de búsqueda de alimentos. La observación de animales en cautiverio le da al público un panorama falso de la vida natural de los animales. Peor pero aún, desensibiliza a las personas con respecto a la crueldad que representa el cautiverio: para prácticamente todos los mamíferos marinos en cautiverio, el mundo es un encierro pequeño y la vida no es natural. Incluso en las instalaciones más grandes, los delfines en cautiverio ven su capacidad de moverse disminuida enormemente, el tener acceso a menos de una diez milésima parte del tamaño normal de su hábitat.

Nado con delfines

Como cualquier exhibición de mamíferos marinos, las necesidades del público que las visita están primero que las necesidades de los animales. Los encierros están diseñados para hacer que los animales sean fácilmente visibles y no están diseñados para ser cómodos. Los programas interactivos, tales como encuentros de nado con delfines [inglés] y "piscinas para acariciar delfines," no siempre permiten que los animales sean capaces de escoger los niveles de interacción y descanso de su preferencia. Esto puede crear un comportamiento sumiso hacia los humanos, lo que puede afectar la estructura de dominancia que está presente en los grupos sociales de los delfines. Los delfines  que están en estas piscinas para ser acariciados, son constantemente alimentados por el público, lo cual  puede convertirlos en animales obesos y en riesgo de ingerir objetos extraños.

Trabajando con las comunidades

HSI trabaja para crear incentivos económicos para las comunidades locales con el fin de conservar la vida silvestre por medio del ecoturismo y actividades con ingresos sostenibles en lugar de actividades de caza furtiva y comercio ilegal de vida silvestre. Estos programas crean un vínculo fuerte entre la protección de los recursos naturales y un incremento en el nivel de ingresos de la comunidad, lo que motiva a los residentes locales a tomar un rol más proactivo en la protección de las especies amenazadas y su hábitat.

Involucrando al público

A razón de prevenir la colusión indebida de turistas y del público en general hacia el comercio ilegal de vida silvestre, se debe crear información de fácil acceso sobre lo que constituye el comercio “legal” e “ilegal” y lo que usted puede hacer para proteger la vida silvestre. Por este motivo, HSI trabaja con organizaciones asociadas locales para crear pancartas (como la que se presenta anteriormente, “Si usted ama a la naturaleza… déjela en su lugar.”), mensajes de radio, brochures, tarjetas postales, calcomanías, libros para colorear y otros ítems a razón de hacer llegar el mensaje al público: ¡No Compres Vida silvestre!

  • Suscribirse

    ¡Únete a nuestra comunidad en línea!

    ¿Idioma?

  • Take Action
  • Ayuda a proteger la vida silvestre de la crueldad: "No Compres Vida Silvestre" Firma el Compromiso