• Share to Facebook
    • Twitter
    • Email
    • Print

November 22, 2010

Atracciones de Nado con Delfines

Humane Society International

Los seres humanos se ven fascinados por la naturaleza inteligente y gregaria de los delfines. Como consecuencia de esta fascinación, los delfines son explotados comercialmente en parques marinos, acuarios y atracciones de “nado con delfines” (SWTD por sus siglas en inglés) a nivel mundial. HSI se opone fuertemente a las atracciones de nado con delfines en cautiverio y cree que estos programas, aunque estén estrictamente regulados, presentan una amenaza inmediata para la seguridad de los humanos y de los delfines.

Vida en la naturaleza

HSI se opone a la captura de todos los mamíferos marinos en su hábitat natural para su exhibición pública o el entretenimiento. La naturaleza misma de dichos animales los hace incompatible con el confinamiento. En la naturaleza, los delfines viven en grandes grupos (llamados “pods”), usualmente en unidades familiares estrechas. Los lazos sociales con frecuencia duran muchos años. En algunas especies, duran toda la vida.

Los delfines viajan grandes distancias cada día, algunas veces nadando en línea recta por cientos de millas, otras veces permaneciendo en un área durante horas o días, bordeando la costa por varias millas y luego regresando sobre su camino.

Estos mamíferos marinos pueden sumergirse cientos de pies permanecer bajo el agua durante 15 minutos o más. Únicamente permanecen entre un 10 y un 2 por ciento de su tiempo en la superficie.

El mar es para los delfines lo que el aire es para las aves: un ambiente tridimensional donde se pueden mover hacia arriba y hacia abajo y de lado a lado. Pero los delfines no se detienen. Nunca salen a tierra. Los delfines siempre están nadando, incluso cuando “duermen”. Están siempre conscientes y en movimiento. Comprendiendo esto, no es difícil imaginar la tragedia de una vida en cautiverio para estas criaturas oceánicas.

Perfil del programa

Los defensores de los programas de nado con delfines afirman que existen motivos y beneficios educativos, recreativos y terapéuticos. Las sesiones duran en promedio treinta minutos y muchos programas ofrecen capturar la experiencia en video. La mayoría de los programas permiten la participación de personas de hasta diez años de edad.

Los programas de nado con delfines brindan a sus participantes “oportunidades educativas” en un amplio rango de ambientes naturales y artificiales, desde corrales marinos en aguas tropicales hasta tanques de concreto.

Varios programas de nado con delfines ofrecen “terapia asistida con delfines” (DAT por sus siglas en inglés) para pacientes (incluyendo niños jóvenes) quienes padecen de enfermedades como Síndrome de Down, parálisis cerebral, cáncer, lesiones cerebrales y de columna o autismo. Sin embargo, no existe evidencia de que la interacción con delfines tenga un efecto terapéutico mayor al de la interacción con animales domesticos, tales como perros, gatos o animales de granja. No hay necesidad de capturar la vida silvestre para beneficio de los seres humanos.

Las atracciones de nado con delfines en el extranjero representan un problema aún mayor, debido a que usualmente no existen las regulaciones y las condiciones no son las adecuadas. En algunas instalaciones, las hembras embarazadas han sido sobre-explotadas. Algunos delfines son mantenidos en piscinas pequeñas, rodeados por cercas oxidadas y con picos, o ubicados cerca tuberías de aguas negras. Podrían estar siendo alimentados con pescado podrido y en algunos casos padecen enfermedades y hambre. Las regiones que han visto un fuerte incremento en estos programas incluyen al Caribe y al Pacífico Sur.

Existen varias atracciones en las zonas tropicales alrededor del mundo. Por ejemplo, existen al menos dos instalaciones en las Bahamas; las instalaciones de Dolphin Quest en Tahití que inicialmente tenían dos delfines de hocico estrecho (una especie de aguas profundas) capturados en su hábitat natural en una laguna poco profunda. Una instalación en La Paz, México fue centro de una controversia extraordinaria cuando capturó ocho delfines a finales de diciembre del 2000 en aguas de la Península de Baja y una hembra murió solo pocas semanas después. Finalmente fue cerrada a finales del 2003 cuando cuatro delfines más murieron luego de un huracán, mientras que los tres delfines restantes fueron a otra instalación.

La mayoría de las instalaciones en el extranjero capturan sus delfines directamente en su hábitat. La captura es muy traumática para los delfines silvestres y podría producir una condición que muchas veces es fatal, conocida como estrés por captura o miopatía por captura. Además, el estatus de las poblaciones en las cuales se capturan los delfines usualmente es desconocido y el remover incluso pocos individuos podría tener un impacto sobre los miembros del grupo que quedan atrás.

Consideraciones de seguridad

Los delfines en cautiverio podrían presentar una tendencia de asimilación, esperando que los humanos cumplan los roles sociales comunes de sus contrapartes en su hábitat natural. Ellos podrían ser sumisos o sexualmente agresivos en su interacción con los humanos. Los delfines en los programas de nado con delfines han presentado comportamientos agresivos y de agitación bajo las condiciones estresantes de la interacción forzada.

Estos comportamientos pueden resultar en serias lesiones físicas para los nadadores. Los programas de nado con delfines han reportado lesiones en humanos que incluyen laceraciones, marcas de dientes, heridas internas, huesos rotos y shock. Existe un potencial de que los delfines sufran de exposición no natural a infecciones bacterianas y virales humanas y han presentado condiciones relacionadas al estrés, incluyendo úlceras.

Lo que usted puede hacer

Usted puede ayudar a HSI a garantizar la mayor seguridad posible para los programas de “nado con delfines”. Visite o escriba a las atracciones de nado con delfines y mencione sus preocupaciones. Si no están anuentes al cierre, insista en que únicamente utilicen delfines nariz de botella nacidos en cautiverio, para limitar un incremento en las capturas de delfines silvestres para incrementar la población en las atracciones actuales y futuras. El gran número de delfines nariz de botella en cautiverio, muchos de los cuales son utilizados en programas de cría, significa que la captura en el hábitat natural puede y debe ser eliminada.

Cuestione los records de seguridad del programa, tanto para humanos como para delfines. Exija el cuidado y las condiciones adecuadas para estos delfines, incluyendo alimentación con pescado de calidad de restaurante y una piscina de gran tamaño; insista en la disponibilidad de áreas de refugio donde los delfines puedan ir si no desean interactuar con las personas; insista en el límite de horas de trabajo para los delfines; y exija proporciones bajas de nadadores por delfín (no más de dos nadadores por delfín).

Considere no visitar hoteles, resorts y líneas de cruceros que ofrezcan atracciones de nado con delfines para los turistas. Escríbales y déjeles saber que el turismo no debe depender de la explotación invasiva de la vida silvestre.   

Por favor únase a HSI y sume su voz a nuestros esfuerzos actuales para proteger a todos los animales. Debemos continuar fortaleciendo las leyes actuales que protegen a los mamíferos marinos alrededor del mundo y para cambiar las prácticas que les producen daño. Envíenos un correo electrónico a info@hsi.org para mayor información.

  • Suscribirse

    ¡Únete a nuestra comunidad en línea!

    ¿Idioma?

  • Take Action
  • Ayuda a proteger la vida silvestre de la crueldad: "No Compres Vida Silvestre" Firma el Compromiso