• Share to Facebook
    • Twitter
    • Email
    • Print

February 19, 2008

Vida Silvestre en Espectáculos

Aunque no necesariamente obvio a la vista del público, las vidas de estos animales están llenas de soledad y miseria

Humane Society International

  • La vida en confinamiento de un león de circo. Beth Preiss/The HSUS

 

Por Natalie Ragan

El sonido de la risa y el deleite llenan un estadio en Fort Worth, Texas en el cual una multitud de espectadores observa como un mono aparentemente feliz viste de vaquero mientras monta sobre el lomo de un perro. El mono realiza movimientos clásicos de vaquero y la audiencia contiene la respiración en las varias ocasiones en que casi pierde el equilibrio. Este video fue difundido en CNN mientras los presentadores se reían del “mono del rodeo” que parecía estarse divirtiendo.

Pero este mono no se estaba divirtiendo ni tampoco lo hace ningún otro animal silvestre obligado a vivir su vida como objeto de espectáculo para humanos. Ya sea un mono vestido de vaquero o un elefante forzado a realizar trucos de circo, los animales silvestres en la industria del entretenimiento llevan vidas solitarias y miserables.

Arrebatados a naturaleza

Alrededor del mundo, muchos animales silvestres todavía son extraídos de la naturaleza para fines de entretenimiento. Muchas veces, la totalidad de la familia silvestre del animal muere para poder obtener un animal joven. En el caso de los orangutanes y otros grandes simios, las familias y los grupos se vuelven muy defensivos cuando perciben peligro potencial para uno de sus miembros y frecuentemente pagan con sus vidas el intentar protegerlos. Ya sean criados en cautiverio o capturados en la naturaleza, los animales espectáculos son muchas veces objeto de estrés, aislamiento, atención deficiente y abuso.

Sometidos a la Crueldad

Sacar animales silvestres fuera de sus ambientes naturales y forzarlos a vivir vidas como atracciones en circos, películas y televisión, comerciales y para otros fines de entretenimiento es cruel y denigrante. La evidencia científica ha mostrado que los animales silvestres tales como los elefantes o los primates poseen una complejidad emocional altamente desarrollada y que es difícil satisfacer sus necesidades psicológicas y sociales en un ambiente de cautiverio. Además, muchos animales en espectáculos son objeto de un entrenamiento cuestionable y frecuentemente abusivo.

Los animales silvestres en cautiverio cuyas carreras en el espectáculo han terminado rara vez reciben los cuidados que requieren por el resto de sus vidas. En lugar de eso, frecuentemente son vendidos a dueños privados, a cacerías de encierro o a “santuarios” deficientes. Ahí los animales son condenados a enfrentar amenazas inaceptables a su bienestar, y en el caso de las cacerías de encierro, una aberrante forma de morir.

Público en riesgo

Utilizar animales silvestres para entretener a las personas también pone en riesgo la seguridad pública. La mayoría de las personas recuerdan el horrible incidente del 2003 en el cual Roy Horn de “Siegfried and Roy”, el famoso dúo de entretenimiento de Las Vegas conocido por su uso de grandes felinos, fue atacado en el escenario por su tigre blanco, Montecore. Tanto Siegfried como Roy defendieron al tigre diciendo que este ataque no fue malicioso. Maliciosos o no, e incluso siendo criados por humanos desde pequeños como en el caso de Montecore, los animales silvestres son salvajes y no se debería esperar que actúen como mascotas caseras en ambientes públicos.

Ayude a detener la explotación

Para ayudar a resolver el problema de la explotación de los animales para el entretenimiento, evite apoyar cualquier instalación, tienda o establecimiento que utilice animales silvestres para el entretenimiento. No visite zoológicos ambulantes que tengan animales en pequeñas jaulas y evite atracciones turísticas que tengan animales para posar en fotografías. Finalmente, no gaste dinero en productos o lugares que exploten animales silvestres y no apoye el uso de animales silvestres en comerciales, programas de televisión, películas o circos. Cuando las personas se empiecen a dar cuenta de que tantos animales silvestres utilizados para el entretenimiento viven tristes vidas de abuso, tal vez dejarán de ser tan entretenidos.

  • Suscribirse
  • Take Action
  • Ayuda a proteger la vida silvestre de la crueldad: "No Compres Vida Silvestre" Firma el Compromiso