• Share to Facebook
    • Twitter
    • Email
    • Print

December 31, 2009

Cacería de Ballenas: Cruel e Innecesaria

Humane Society International

No existe razón para cazar ballenas

El mercado para la carne de ballena se encuentra desbordado y en contracción. De acuerdo con reportes noticiosos, los cazadores de ballenas japoneses, islandeses y noruegos no pueden vender la carne y la grasa de las ballenas que cazan; en su lugar, la mayoría es almacenada.

  • En el 2005, la reducida demanda llevó a una reducción de entre un 10 y un 30 por ciento de los precios de al por mayor de la carne de ballena en Japón.
  • Del total de 37 toneladas de carne producto de la cacería científica del 2003 en Islandia, entre un 62 y un 73 por ciento no fue vendida y tuvo que ser congelada y almacenada, a pesar de una reducción del 50 por ciento en su precio.
  • Después de cazar siete ballenas de aleta en peligro en el otoño del 2006, los cazadores islandeses almacenaron 200 toneladas métricas de carne de ballena no deseada. Las restantes 179 toneladas, que representan casi la mitad del peso total de las ballenas cazadas, fueron desechadas en un vertedero municipal.
  • A pesar de lo atroz del desperdicio en Islandia, este palidece a la par de las acciones del Japón, que continúa cazando ballenas a escala masiva a pesar de tener almacenadas cerca de 5.000 toneladas métricas (11 millones de libras) de carne de ballena no deseada.
  • En Noruega la demanda se ha quedado atrás con respecto a la oferta, ocasionando que el país no cumpla con sus cuotas autoimpuestas. En el 2004 y 2005, su cuota era de 670 ballenas, de las cuales fueron cazadas 544, y 800, de las cuales fueron cazadas 639, respectivamente.

Riesgos de consumir carne de ballena

Comer carne de ballena podría presentar riesgos a la salud humana. Las ballenas (especialmente en el hemisferio norte) pueden acumular contaminantes ambientales que se fijan a su grasa, tales como los bifenilos policlorados (PCB), dicloro defenil tricloroetana (DDT) y dioxina, así como metales pesados tales como el metilmercurio. Los efectos para los humanos que consumen carne o grasa contaminadas de ballena pueden ser serios. Estos contaminantes pueden causar cáncer, daños al sistema nervioso, desordenes reproductivos y del desarrollo, supresión del sistema inmunológico, daño al hígado, irritación cutánea e interrupción endócrina.

Argumentos desmentidos para justificar la cacería de ballenas

Japón ha difundido el infundado y conveniente argumento de que demasiadas ballenas están consumiendo demasiados peces y que por lo tanto deben ser reducidas en número. No existe duda de que muchas de las poblaciones de peces del mundo están en serio declive. Sin embargo, la sobrepesca humana y el manejo inadecuado de las pesquerías (que incluye flotas de pesca industriales capaces de capturar muchas toneladas de peces en una sola red) han causado esta situación, no los depredadores naturales. Modelos experimentales recientes indican que las ballenas consumen la mayoría de su alimento en áreas donde los humanos no pescan. La reducción drástica de la población de un depredador ha sido refutada por las comunidades científicas y de manejo creíbles como una forma ineficaz de aumentar las poblaciones presa.

Cazar ballenas es inhumano

Todos los métodos utilizados para cazar ballenas les causan sufrimiento a los animales. El tamaño de las ballenas, su habilidad de sumergirse y las condiciones del mar hacen que la insensibilidad inmediata, y aún más, la muerte, sean virtualmente imposibles. Así las ballenas, aún siendo alcanzadas por un arpón explosivo, pueden sufrir desde algunos minutos hasta incluso una hora antes de morir. Algunas veces las ballenas son heridas y se pierden en el mar donde probablemente sufrirán una muerte lenta y dolorosa.

  • Suscribirse
  • Take Action
  • Tome acción para salvar a las ballenas Actúe Ahora