• Share to Facebook
    • Twitter
    • Email
    • Print
  • Alt text hereDownload PDF
  • Alt text hereDownload PDF
  • Alt text hereDownload PDF
  • Alt text hereDownload PDF

August 11, 2011

Organización Mundial de Comercio

Humane Society International

La conservación de las tortugas marinas, la protección a los delfines y las focas, la salud animal y la seguridad de los alimentos y la agricultura humanitaria sostenible son ejemplos de temas ambientales y animales que son discutidos, negociados y algunas veces objeto de disputa en la Organización Mundial de Comercio (OMC). 

La OMC está conformada por 159 países miembro y es la organización rectora del comercio internacional por excelencia a nivel mundial. Aunque su principal preocupación es el comercio libre y abierto, la protección ambiental, el desarrollo sostenible y la vida y salud animal son objetivos incluidos en los acuerdos de la OMC. A pesar de esto, no siempre existe acuerdo entre los miembros de la OMC sobre cómo priorizar estos objetivos con respecto a las consideraciones comerciales.  

Ante esta realidad, HSI se esfuerza por promover el bienestar animal y el respeto por el ambiente, los hábitat naturales y las especies en peligro como temas que deben estar a la vanguardia de las negociaciones comerciales en la OMC. HSI trabaja en varios frentes:

  • A través de su rol en el Comité Asesor de Política Comercial y Ambiental (TEPAC, por sus siglas en inglés), HSI asesora al Representante Comercial de los Estados Unidos (USTR por sus siglas en inglés) sobre temas de de política que involucran el comercio y el ambiente (incluyendo a los animales).
  • HSI asiste a las conferencias ministeriales de la OMC, tales como la celebrada en el 2013 (Bali, Indonesia) donde la vicepresidenta de HSI Kitty Block fue elegida para representar al TEPAC como asesora del gobierno de los EE. UU. 
  • Frecuentemente HSI testifica y presenta comentarios ante el USTR y el Congreso de los EE. UU. sobre la confluencia entre los temas de protección animal y de comercio. 
  • HSI le da seguimiento y prepara reportes amicus curiae para disputas de la OMC relativas a temas animales. 

Negociaciones en la OMC

La actual ronda de negociaciones de la OMC, llamada la Ronda de Desarrollo de Doha, comenzó en noviembre del 2001 y se enfoca en reducir las barreras comerciales a la vez que promueve el desarrollo económico sostenible. Aunque temas controversiales como los subsidios agrícolas han obstaculizado el proceso, la aprobación del Paquete de Bali, el cual aborda parte de la agenda de la Ronda de Doha, durante la novena Conferencia Ministerial en diciembre del 2013 podría ser una señal de que la tendencia se está revirtiendo. Un número significativo de temas relacionados con protección animal han sido discutidos, incluyendo la promoción de la agricultura humanitaria sostenible y la eliminación de los subsidios globales a las pesquerías. La resolución de estos dos temas antes de la conclusión de la Ronda no solo tendría un sinnúmero de beneficios para los animales, sino que además ayudaría al desarrollo económico de países menos desarrollados y en desarrollo.

Agricultura

Uno de los mayores obstáculos para la conclusión de la Ronda de Doha es la necesidad de una reforma agrícola en los países desarrollados, específicamente, la eliminación de los subsidios gubernamentales otorgados a los productores agrícolas en los Estados Unidos y la Unión Europea. Esta reforma tiene un gran potencial de ayudar a aliviar la pobreza y darle condiciones de igualdad al mundo en desarrollo, sin embargo, no debe ser alcanzada a costa del bienestar de los animales de granja tanto en los países en desarrollo como en los países desarrollados.

El Acuerdo sobre Agricultura (AsA) de la OMC les permite a los gobiernos hacer pagos ilimitados para programas ambientales siempre y cuando no distorsionen el comercio. A estos se les llama subsidios de “Caja Verde”. Para garantizar que los animales no sean víctimas de la reforma agrícola, HSI desearía un reconocimiento explícito de que los pagos gubernamentales a los granjeros o rancheros, que compensan los costos de los crecientes estándares de bienestar animal, sean subsidios de "Green Box" o “Caja Verde” permisibles.  

La mejora de los estándares de bienestar animal beneficiará a los animales, responde a las demandas del consumidor, protege el ambiente, disminuye la propagación de enfermedades peligrosas para la salud pública y mejora los resultados económicos. Por ejemplo:

  • Estudios demuestran que el maltrato o la privación de cuidados veterinarios para los animales producen la reducción de los resultados económicos; 
  • Los consumidores tienen un interés genuino en la forma de tratar a los animales y han expresado cada vez más un deseo de adquirir pollo, res, cerdo productos lácteos y huevos libres de jaulas producidos humanitariamente; y
  • Existe una necesidad de mejorar los estándares de bienestar animal como resultado de las enfermedades del ganado, tales como los brotes de fiebre aftosa y de influenza aviar.

Pesquerías

Con el paso del tiempo, los subsidios gubernamentales han promovido el exceso de capacidad de las flotas pesqueras globales, lo que a su vez ha llevado al agotamiento de los recursos pesqueros. Este tipo de pesca insostenible no solo es devastadora para la vida marina, sino que también es perjudicial para muchas comunidades pesqueras locales, particularmente en países en desarrollo, que dependen de estos recursos para su subsistencia.

Los miembros de la OMC están negociando un acuerdo para abordar los subsidios. A través de su rol en TEPAC y por sus propios medios, HSI ha instado a los EE. UU. a seguir desempeñando un papel de liderazgo en estas negociaciones y presionar para alcanzar un acuerdo fuerte que elimine o reduzca sustancialmente la sobrepesca.

Disputas en la OMC

Al día de hoy, algunas de las disputas mejor conocidas en el marco de la OMC y de su predecesor, el del Acuerdo General sobre Comercio y Aranceles (GATT por sus siglas en inglés), han involucrado animales. Estas disputas pusieron a prueba la flexibilidad de los acuerdos de la OMC para permitirles a los miembros imponer medidas restrictivas del comercio basados en preocupaciones ambientales y de protección animal. Queda claro en vista de los resultados que los acuerdos sí permiten tales medidas, siempre y cuando cumplan con ciertos requisitos de la OMC. En la década de 1990, se dieron varias disputas relacionadas con medidas para proteger a los delfines de métodos nocivos de pesca de atún (Atún-Delfín) y para proteger especies amenazadas de tortugas marinas de prácticas mortíferas de pesca de camarón (Camarón-Tortuga). En la década del 2000, una disputa en la OMC abordó el impacto sobre la salud y vida animal de los riesgos resultantes del desecho de los neumáticos viejos de automóviles (Brasil-Tyres).

Más recientemente, dos disputas que involucran animales han vuelto a capturar la atención. La primera es el regreso de las disputas anteriores sobre la protección para los delfines. México ha objetado la etiqueta “dolphin safe” de los EE. UU., la cual es exclusiva para países que eligen no perseguir delfines intencionalmente durante sus pesquerías de atún en el Pacífico Oriental Tropical. Tanto en las instancias del panel como en la de apelación, HSI presentó informes en derecho ante la OMC apoyando la etiqueta de los EE. UU., la cual garantiza una fuerte protección para los delfines y la continuada confianza del consumidor en los productos de atún. Aunque la instancia de apelación determinó que la etiqueta de los EE. UU. violaba las reglas internacionales de comercio al brindarle “trato menos favorable” a los productos mexicanos de atún, los EE.UU. decidieron fortalecer la prohibición en lugar de debilitarla con el fin de cumplir con los hallazgos del reporte, dejando intacta una fuerte prohibición a la persecución de los delfines. Desafortunadamente, México ha comenzado un proceso para enviar la disputa de vuelta a la OMC para otra ronda de audiencias.

La segunda involucra la prohibición de la Unión Europea (UE) al cruel comercio de productos de foca, al cual sus habitantes no desean contribuir y al que se oponen vehementemente. Canadá y Noruega objetaron la prohibición de la UE ante la OMC aludiendo que este es discriminatorio y demasiado restrictivo del comercio, alegando que un esquema de certificación de bienestar animal para productos de foca sería preferible y más efectivo. En noviembre del 2013, el panel para disputas de la OMC entregó su reporte que ratifica la prohibición general al comercio de productos de foca, habiendo encontrado únicamente fallas en las excepciones de la prohibición. El mayor alcance de la resolución es el reconocimiento por parte de la OMC de que el bienestar animal es un tema de preocupación moral que un país puede utilizar legítimamente para justificar medidas restrictivas del comercio. HSI realizó un aporte significativo a esta victoria al brindar evidencia en video durante las audiencias de la OMC sobre la crueldad inherente de la cacería comercial de focas y al presentar un reporte de derecho que los abogados de la UE agregaron a sus alegatos para ser considerados por el panel. Canadá ya ha declarado que apelará el fallo y HSI continuará haciendo todo lo posible para ayudar a la UE de defender la prohibición.  

  • Suscribirse
  • Tomar Acción