• Share to Facebook
    • Twitter
    • Email
    • Print

November 12, 2007

Las Peleas de Gallos en Puerto Rico

Humane Society International

Las playas blancas de Puerto Rico son un destino muy popular para ir de vacaciones. Pero con más de 175,000 peleas de gallos celebradas anualmente, esta isla tropical no es ningún paraíso para los gallos. Aunque las peleas de gallos siguen siendo legales en Puerto Rico, son considerados sin embargo como crueldad hacia los animales, igual como las peleas de perros. Una encuesta de El Nuevo Día, el diario principal de Puerto Rico, recientemente reveló que la mayoría de la población de Puerto Rico opina que Puerto Rico debe imponer restricciones a las peleas de gallos.

Humane Society International (HSI) ha lanzado una campaña para eliminar las peleas de gallos en Puerto Rico.

Forzados a pelear

Las peleas de gallos causan sufriemiento inmenso, a menudo resultando en la muerte de ambos gallos. A pesar de estar agotados y heridos, los gallos no pueden huir del ruedo. Las heridas más frecuentes incluyen huesos rotos y pulmones y ojos perforados. Tales heridas ocurren por las postizas hechas de plástico duro que forman una piqueta. Estas espuelas artificales son diseñadas para pinchar y mutilar.

A pesar de que en la naturaleza las aves se pelean por comida, territorio, y compañeros, las peleas por lo general son para determinar el orden de precedencia y rara vez acaban en heridas. Este comportamiento natural es muy diferente de lo que sucede en las peleas de gallos, donde los gallos estan criados y entrenados para ser agresivos (muchas veces inyectados con esteroides) y forzados a pelear con una arma fatal adherida hasta que uno de los gallos ya no pueda pelear.

Males sociales y las peleas de gallos

Las peleas de gallos no sólo producen una crueldad indescriptible hacia los animales, sino que también atraen otros males sociales, incluso las ventas de narcóticos, posesión de armas, apuestas ilegales, corrupción, y violencia humana. De hecho, los medios reportan varios incidentes violentos, incluso por lo menos un homicidio, relacionado con las peleas de gallos en Puerto Rico en el 2007.

Las peleas de gallos también son muy inquietantes porque enseñan a los jóvenes que obligar a los animales a herirse o matarse uno al otro es una forma aceptable de entretenimiento. Las peleas de gallos disminuyen la sensibilidad en los jóvenes hacia el bienestar de los animales y les enseña que la violencia hacia a los animales es aceptable. Estudios han mostrado que los jóvenes que crecen en un ambiente de violencia tienen mayor probabilidad de perpetuar tal comportamiento contra otros, tanto con los humanos como con los animales.

Para obtener más información acerca de nuestra campaña en contra de las peleas de gallos en Puerto Rico, haga clic aquí.

  • Suscribirse
  • Tomar Acción