• Share to Facebook
    • Twitter
    • Email
    • Print

September 22, 2010

Victimas de Inundaciones Decididas a Velar por sus Animales

Los mexicanos se niegan a abandonar a sus mascotas

Humane Society International

  • En camino a rescatar dos gatos. Kelly Coladarci

  • El hombre que logró rescatar a sus gatos. Monica Pineda

  • A salvo por encima de la inundación. Monica Pineda

  • Refugiándose de las aguas. Kerri Burns

  • Los animales victima de la inundación necesitan comida y agua. Kelly Coladarci

  • Feliz de recibir ayuda. Kelly Coladarci

  • Verificando la situación. Monica Pineda

  • El mejor amigo del hombre. Monica Pineda

  • Poniendo a salvo a sus aves. Kerri Burns

Por Kelly Coladarci

El domingo 19 de setiembre, nuestro primer día de trabajo en México, nos encontramos en al área de Floresta (en el Puerto de Veracruz) para realizar una evaluación de la inundación ocurrida tras el huracán Karl. Nuestro objetivo era determinar cómo podíamos ayudar y rápidamente pasamos a la “fase de rescate” para responder a las necesidades inmediatas. Cuando llegamos, las personas estaban siendo evacuadas por las autoridades locales y no se les permitió llevar a sus animales consigo.  Al ver nuestras camisetas de HSI, muchos vinieron a buscarnos y rápidamente empezaron a darnos sus direcciones con la esperanza de que pudiéramos ayudar a los animales que quedaron atrás. También reportaron animales que habían sido abandonados cuando sus dueños se marcharon días antes de la tormenta. Descubrimos que muchas personas se negaron a evacuar si sus animales no podían acompañarlos.

Trabajando juntos para ayudar

Empezamos a colaborar con la Marina Nacional, la agencia federal encargada de las operaciones de  evacuación, para ir y rescatar mascotas; llevándolas a tierra firme para reunirlas con sus dueños. Muchas veces hicimos esto usando los mismos botes que los equipos de rescate humanos, llevando a personas y a sus mascotas al mismo tiempo. También visitamos casas para realizar entregas de comida cuando los dueños de animales no se encontraban o cuando estos no tenían los medios para llevar a sus mascotas a algún lugar seguro.

Los compañeros son lo más importante

Un caso en particular nos hizo darnos cuenta de la importancia de lo que estábamos haciendo. Durante el proceso de evacuación, a las personas no se les permitió regresar a sus casas ya que los botes estaban siendo utilizados mayoritariamente para la evacuación humana, aparte de los pocos que nosotros pudimos usar. Tras ser evacuado a tierra firme, un señor mayor llegó con un neumático y dos tablas para remar y una jaula. Cuando nos acercamos a él, estaba a punto de irse a buscar a sus gatos por cuenta propia, con la idea de remar varias millas con tal de lograrlo. Aunque intentamos convencerlo de que nosotros ayudaríamos una vez que consiguiéramos nuestro siguiente bote, el insistió en que no iba a esperar más. Se encontraba agobiado pero decidido y era peligroso que el fuera sólo. Le ayudamos a conseguir un kayak para él y su jaula, y pudo recuperar a sus gatos. El estuvo agradecido y feliz de tener consigo a lo único en el mundo que le importaba, aún si todas sus posesiones materiales se habían perdido.

Kelly Coladarci es Administradora de Programas para Humane Society International.

  • Suscribirse
  • Tomar Acción