• Share to Facebook
    • Twitter
    • Email
    • Print

April 18, 2013

Dijimos “No” a las Aletas de Tiburón

Humane Society International

  • Liam, su prometida y la madre de ella han decidido dejar de consumir aleta de tiburón.

Recientemente fuimos contactados por un partidario quien junto a su prometida asiático-australiana y su medare, decidieron dejar de consumir sopa de aleta de tiburón. Liam nos brindó información de contacto de restaurantes de su área que servían platos con aleta de tiburón y HSI les envió cartas a estos establecimientos, solicitándoles que eliminaran estas opciones de sus menús.

Nos entusiasmó el apoyo de esta pareja y él accedió a hablar con nosotros acerca de cómo tomaron su decisión de unirse al movimiento global para ayudar a proteger a los tiburones.

HSI: Entiendo que tienes una conexión con la cultura gastronómica china. ¿Podrías explicárnosla brevemente?

Liam: Mi conexión con la cultura gastronómica china es a través de mi prometida. Ella nació en Malasia y se mudó a Australia con su familia cuando tenía apenas seis meses de nacida. Sus padres, hermano y abuelos en ambos lados de la familia así como algunas tías y tíos ahora viven en Australia. Somos muy unidos con toda la familia, tanto los que están aquí como los que residen en Malasia, a quienes visitamos cada año.

HSI: ¿Qué influenció tu decisión de dejar de consumir sopa de aleta de tiburón?

Liam: Aunque había leído algo de información acerca del aleteo de tiburón antes de conocer a mi pareja, nunca le di demasiada importancia. Unas pocas veces mientras participaba de algún banquete para alguna celebración, la madre de mi pareja nos comentaba que no consumiría la sopa ya que no estaba de acuerdo con la forma en que se obtenía. Aún después de oír esto no tuvo mayor impacto en mí: simplemente no comprendía cuan crueles son estos métodos.

HSI: Podría ser fácil para algunas personas subestimar la importancia de proteger a los tiburones porque muchas veces el drama que viven estos animales no está a plena vista. ¿Cómo supiste sobre nuestra campaña para acabar con el aleteo de tiburón (y/o de decirle no a la sopa de aleta de tiburón)?

Liam: Después de ver algo en mí muro de actualizaciones de Facebook hace algunos meses, le di una ojeada a su website, y leer acerca de la cantidad de tiburones que mueren cada año de una manera tan cruel, abandonados hasta ahogarse, me impactó. Una increíble cantidad de tiburones muere para que podamos comer una aleta carente de sabor y sin valor nutritivo real. La imagen de miles de aletas cortadas me impresionó y después de una conversación con mi pareja y su madre, decidimos que ya no consumiríamos este producto en el futuro.

Mira este infográfico que muestra cuantos tiburones mueren cada hora!

HSI: Nos alentó mucho saber que la madre de tu prometida te había advertido acerca de la crueldad del aleteo de tiburón. Según nuestra experiencia, las generaciones más viejas tienden a resistirse más a los cambios en los hábitos alimenticios que las generaciones jóvenes. ¿Podrías profundizar sobre las razones de su decisión de dejar de consumir aleta de tiburón?

Liam: Como sabes, la aleta de tiburón es un manjar que los chinos (y otros asiáticos) disfrutan. La madre de mi prometida creció viendo como se servía en restaurantes chinos. Era (y creo que sigue siendo) un platillo popular en Malasia, aunque he oído que algunos restaurantes en Malasia han dejado de servirlo.

La madre de mi prometida había oído sobre la forma en que se obtienen las aletas pero solo cayó en razón cuando vio un documental sobre el aleteo de tiburón y comprendió cuan cruel era hacia los tiburones. Fue un espectáculo bastante grotesco y desde ese día (probablemente seis o siete años atrás), ella no ha consumido ningún platillo que contenga aleta de tiburón.

Descubre cómo puedes unirte a Liam y su familia diciéndole “no” a la sopa de aleta de tiburón.

  • Suscribirse
  • Take Action
  • Ayuda a detener la crueldad innecesaria y a salvar a especies en peligro: Dile NO a los productos de aleta de tiburón. Firma el Compromiso ahora