• Share to Facebook
    • Twitter
    • Email
    • Print

September 18, 2014

Comunidad Mundial Llama a Japón a Cesar la Cacería de Ballenas en el Océano Austral

A Humane Nation -- Wayne Pacelle's Blog

  • La Comisión Ballenera Internacional votó en contra de los planes de Japón de cazar ballenas minke en el Antártico. Kevin Schafer/Alamy

La gran noticia acerca de la cacería de ballenas en el 2014 fue el fallo de la Corte Internacional de Justicia que declaró a la cacería de Japón en el hemisferio sur como contraria a las regulaciones internacionales. Como consecuencia, por primera vez en más de 100 años, no hubo cacería de ballenas en el Océano Austral a partir del fallo de la CIJ del 31 de marzo. Sabíamos que aunque Japón dijo que respetaría la decisión, también estaba buscando una interpretación que la fuera conveniente y así encontrar una manera, durante la reunión de la Comisión Ballenera Internacional que concluyó hoy en Portoroz, Eslovenia, de obtener autorización para reanudar alguna forma de cacería de ballenas.

Dona hoy para ayudar a las ballenas y a otros animales alrededor del mundo.

Hoy, las maniobras de Japón fueron frustradas, ya que la CBI 65 cerró con un trabajoso “sí” para la resolución de Nueva Zelanda que ratifica el fallo de la CIJ de que la cacería científica de ballenas debe responder a estándares más altos de revisión y necesidad. Junto con el rechazo de la propuesta de Japón sobre cacería costera comercial, la adopción de la resolución de la CIJ fortalece la moratoria mundial sobre la cacería comercial de ballenas. La delegación de Humane Society International defendió estos objetivos con tenacidad inquebrantable.

La resolución de Nueva Zelanda, debatida intensamente durante la semana, incorporó elementos del fallo de la Corte Internacional de Justicia de marzo del 2014 sobre la cacería de ballenas de Japón. Buscaba aclarar el proceso según el cual las propuestas sobre cacería científica deben ser evaluadas por la CBI y su Comité Científico. La resolución incorporó las pautas dictadas por la CIJ en puntos tales como la necesidad de un plan particular para la investigación letal y sobre la justificación del número de ballenas capturadas de acuerdo a los objetivos del programa.

Hubo otras buenas noticias esta semana, con la aprobación de resoluciones de Mónaco y Chile que buscan protección adicional para los pequeños cetáceos y transparencia dentro de la CBI, respectivamente. El Reino Unido también logró avances en llevar adelante su fuerte agenda de bienestar para las ballenas.

Un resultado negativo fue la vertiginosa aprobación de una cuota de cacería ampliada para Groenlandia, que llega hasta a 207 ballenas por año (176 ballenas minke, 19 ballenas de aleta, 10 ballenas jorobadas y dos ballenas boreales) para los próximos cuatro años. Muchos observadores señalaron la dimensión cada vez más comercial de la cacería en Groenlandia y los países a favor de las ballenas y las organizaciones no gubernamentales realizaron un fuerte cabildeo para persuadir a la CBI de rechazar la cuota tal y como lo hizo dos años atrás en Panamá.

Otro resultado decepcionante fue la votación en contra del Santuario de Ballenas del Atlántico Sur el cual, a pesar de contar con un apoyo mayor, fue víctima una vez más del rencor político de Islandia, Japón y Noruega, los últimos países del mundo abiertamente a favor de la cacería comercial de ballenas. Esta votación, tal vez más que ninguna otra, reveló la verdadera frontera que separa a unos cuantos países del resto del mundo cuando se trata de este tema. La mayoría de los miembros de la comunidad de naciones, al igual que sus miles de millones de ciudadanos, quieren ver que las ballenas estén sanas y salvas en santuarios marinos protegidos, mientras que estos disconformes quieren mantener vivo un comercio arcaico, cruel e innecesario. Estamos decididos a detenerlos y me queda claro que el curso de la historia se está orientando a nuestro favor y a favor de las ballenas. Dona ahora para ayudar.

  • Suscribirse
  • Tomar Acción