• Share to Facebook
    • Twitter
    • Email
    • Print

September 10, 2018

Declaración de apertura a la 67ª reunión de la Comisión Ballenera Internacional desde Humane Society International

Humane Society International

  • Douglas Hoffman/www.douglasjhoffman.com

FLORIANÓPOLIS, Brasil—La siguiente es la declaración de apertura de Humane Society International al comienzo de la 67ª reunión de la Comisión Ballenera Internacional

La Comisión Ballenera Internacional, al igual que la Convención Internacional sobre la Regulación de la Caza de Ballenas, que establece dicha Comisión, nació en un momento de entendimiento y reconocimiento en relación con la pesada carga que la caza comercial de ballenas había tenido sobre las poblaciones de cetáceos en todo el mundo. La tarea de la Comisión siempre ha sido difícil, y se ha complicado aún más al cambiar las actitudes hacia las ballenas y la caza de ballenas, la expansión de nuestro conocimiento de las ballenas y nuestra evaluación de las amenazas para su supervivencia.

En 1946, hubo pocos que cuestionaron la legitimidad de la caza de ballenas, por lo que fue apropiado forjar un acuerdo internacional sobre su regulación. Sin embargo, incluso entonces, la Convención dio igual énfasis a la conservación de las ballenas, mucho antes de que ese pensamiento se convirtiera en la norma. Este fue un notable ejemplo de previsión debido a sus orígenes, y ha marcado toda la diferencia.

Hoy, tres cuartos de siglo después, la conservación es la norma, y la adopción por la Comisión de una moratoria global sobre la caza comercial de ballenas, que ha salvado a decenas de miles de ballenas, es ampliamente considerada como un gran éxito. Cualquiera fuera el caso en 1946, la mayor parte del mundo cree que la caza de ballenas debería reservarse para circunstancias especiales y raras, específicamente como en la caza aborigen de subsistencia en las que las necesidades humanas estén realmente en juego. Existe un consenso casi universal en todo el mundo de que la caza comercial de ballenas es biológicamente y económicamente insostenible, que causa un sufrimiento inaceptable y que las ballenas merecen la protección más completa posible.

Aproximadamente treinta años después de su adopción, la moratoria comercial de la caza de ballenas es la base para las deliberaciones globales sobre las ballenas. Desde nuestro punto de vista, la CBI no debería considerar o adoptar ninguna propuesta que pierda los enormes beneficios generados por la moratoria comercial de la caza de ballenas. De buena fe, pediríamos a los pocos países que todavía practican la caza de ballenas que respeten el criterio de la comunidad de naciones y de la historia, que la moratoria ha sido y sigue siendo la mejor herramienta de conservación jamás promulgada para garantizar la recuperación de las poblaciones de ballenas y prevenir su disminución futura.

A la luz de su impacto histórico, los continuos esfuerzos de algunas naciones para socavar la moratoria dentro de la propia Comisión han llegado a parecer cada vez más cínicas. Crítica de la Comisión como disfuncional, propuestas para cambiar el Schedule para permitir la caza comercial de ballenas, campañas para el reconocimiento de una nueva forma de caza de ballenas, Caza Costera de Pequeña Escala, exigencias de expansión y comercialización de cuotas de cacería de subsistencia aborigen, negativa a respetar santuarios existentes o crear otros nuevos, y la continuación de la caza de ballenas bajo exención por parte de varias naciones miembros, todas ellas, a su manera, representan ataques contra la integridad de la Comisión y la ICRW.

Actúa ahora para ayudar a las ballenas.

Estas acciones constituyen tanto una distracción como un impedimento para el trabajo urgente de la CBI de garantizar la recuperación y la buena salud de las poblaciones de ballenas en todo el planeta. En las últimas décadas, la Comisión ha avanzado en una agenda amplia y extensa de trabajo para comprender mejor y mitigar las amenazas a los cetáceos en nuestros océanos mundiales cada vez más degradados. Esas amenazas incluyen los otros impactos inducidos por el ser humano sobre la supervivencia de las ballenas: la contaminación y la degradación del hábitat, las enfermedades emergentes, el ruido marino, colisiones con embarcaciones y el enmallamiento en los artes de pesca. Con estos peligros incrementándose cada año, sería irresponsable de parte de la Comisión hacer otra cosa que no sea fortalecer su prohibición de la caza comercial de ballenas.

Especialmente a la luz de lo que estamos aprendiendo sobre el curso probable del cambio climático global, la CBI y sus miembros tienen la obligación colectiva de adoptar un enfoque precautorio. Nunca hemos estado tan claramente necesitados de la buena voluntad de los países balleneros. Nunca antes habíamos necesitado su compromiso con la moratoria comercial de la caza de ballenas. Nunca antes ha sido tan importante para las naciones miembros de la IWC trabajar juntas para ayudar a garantizar la mayor protección posible para los cetáceos, y hacer de los océanos un lugar más seguro para que ellos.

Nos enorgullece asistir a CBI para observar y ayudar a avanzar en su trabajo urgente, esencial y efectivo sobre la conservación y el bienestar de los cetáceos. Para nosotros y para las más de 100.000 personas de muchos países de todo el mundo que firmaron en solo 14 días el compromiso de acción a continuación, es claro que esta agenda de gestión en conservación enfocada en el futuro es lo que el mundo espera de la CBI:

"Creo que la caza comercial de ballenas es cruel, innecesaria e irresponsable. Apoyo a Humane Society International para instar a todos los países que son miembros de la CBI a oponerse a las propuestas de Japón de traer de vuelta la caza comercial de ballenas. La caza de ballenas es lo último que ellas necesitan."

FIN

Contacto para los medios: Wendy Higgins, Director of International Media, HSI (United Kingdom), whiggins@hsi.org

  • Suscribirse
  • Tomar Acción
Media Contact List2