• Share to Facebook
    • Twitter
    • Email
    • Print

October 9, 2018

Granja de carne de perro en Corea del Sur reemplaza cachorros por plantas en programa pionero de HSI para eliminar este brutal comercio

Humane Society International rescató 200+ perros que iban a ser comidos; los traslada vía aérea a Canadá, el Reino Unido, Estados Unidos & Países Bajos para su adopción

Humane Society International

  • Jean Chung/For HSI

  • Jean Chung/For HSI

  • Jean Chung/For HSI

  • Jean Chung/For HSI

  • Jean Chung/For HSI

FOTOS Y VIDEOS

SEÚL—Un criador de carne de perro de 71 años en Gyeonggi-do, Corea del Sur, se ha convertido en el último recluta del programa pionero de Humane Society International, para eliminar la cruel industria de la carne de perro en este país, trabajando en asociación con los agricultores que quieren salir de este negocio, cada vez más controversial. El granjero Lee, que había criado perros para consumo humano durante 14 años antes de solicitar ayuda a HSI, es el treceavo criador de carne de perro que trabaja con esta organización benéfica para cerrar permanentemente su negocio y hacer la transición a un medio de vida más rentable y más compasivo.

El granjero Lee planea expandir su granja de hierbas medicinales, mientras que sus más de 200 perros volarán a Canadá, los EE. UU., el Reino Unido y los Países Bajos para que nuestros refugios y centros asociados puedan ayudarnos que obtengan el amor y la atención que merecen. El granjero Lee dice: “Cuando empecé esta granja, escuché que la industria de la carne de perro estaba en auge y pensé que sería un plan de retiro seguro. Pero el hecho es que comer carne de perro ha estado en declive desde entonces, y en estos días tan pocas personas quieren comer perros que realmente estoy perdiendo dinero. Quería dejar de criar perros por un tiempo, pero no sabía cómo hacerlo hasta que un antiguo criador de perros me contó sobre el plan de HSI para convertir las granjas de perros en nuevos negocios. Creo que también habrá mucho interés por parte de otros criadores de perros que quieran renunciar, porque no solo se trata de salvar a los perros, sino también de ayudarnos a nosotros, y eso lo aprecio.”

HSI trabajó con el granjero Lee para acordar el cierre de su granja y el rescate de los más de 200 perros y cachorros que pasaron toda su vida en jaulas de alambre, muchos de los cuales sufrían llagas dolorosas, enfermedades de la piel y depresión. Mientras que las jaulas serán destruidas, HSI ayudará a los perros Labradores retriever, collies, spaniels, Pointer y mezclas de Maltés, Caniche, Shar pei, Grande de los Pirineos Jindos de Corea y tosas a sanar física y emocionalmente de su terrible experiencia para que puedan mirar hacia nuevas y felices vidas en Canadá, los Estados Unidos, el Reino Unido y los Países Bajos.

La mayoría de los perros volarán al refugio temporal de HSI en Montreal, Canadá, incluidos perros como Quentin, un Sharpei, que está casi ciego por una infección ocular no tratada; Jean Claude, un malinois belga que solo era piel y huesos cuando lo encontramos en una jaula no más grande que su cuerpo; y Simba, un mastín tibetano, que es un gentil gigante que ansía afecto y tranquilidad.

Kitty Block, presidente de Humane Society International, dice: “Detrás de cada rescate se encuentran las historias de perros individuales que han sobrevivido al comercio de carne de perro contra todo pronóstico. Son los valientes embajadores de nuestra campaña para acabar con esta industria cruel y obsoleta, y ayudarlos a recuperarse de su terrible experiencia es un privilegio. Nuestro último cierre de la granja de perros se produce cuando la Cámara de Representantes acaba de votar a favor de prohibir el comercio de carne de perro y gato en los Estados Unidos, y esperamos que el Senado tome esta medida muy pronto. "Es una ley que esperamos que se repita en Corea del Sur, China, Vietnam y en toda Asia para que el sol pueda finalmente ponerse en este comercio tan cruel."

El debate público y político sobre la carne de perro se lleva a cabo en Corea del Sur como nunca antes. En los últimos meses, un tribunal en Bucheon multó a un granjero porque su razón para matar a un perro, por carne, se consideró una justificación insuficiente; La ciudad de Seúl anunció que no habrá más mataderos de perros en el mercado de Kyungdong en Dongdaemun a partir del próximo año; El matadero de perros de Seongnam en Taepyeongdong, el más grande del país, también se ha destinado al cierre; y la Casa Azul del presidente se comprometió a considerar eliminar a los perros y gatos de la definición legal de ganado y señaló la necesidad de que el gobierno "considere soluciones para los trabajadores relacionados con la carne de perro." Más recientemente, un Tribunal Supremo concluyó que matar perros mediante electrocución (el método favorito del comercio de carne de perro) es demasiado cruel y viola la ley de bienestar animal.

Nara Kim, activista contra el consume de carne de perro en Corea del Sur para HSI, cree que el modelo de cambio que HSI propone es la solución ideal: “En toda Asia, se está creando un impulso para poner fin al comercio de carne de perro. Hong Kong, Filipinas, Taiwán, Tailandia y Singapur ya tienen prohibiciones vigentes. Indonesia prometió recientemente una prohibición y las autoridades de Hanoi, Vietnam, también se comprometieron a poner fin a este cruel comercio. Así que es el momento adecuado para que Corea del Sur también acepte el cambio. Estamos listos para ser parte del cambio, y agradeceríamos a los funcionarios del gobierno que vengan y vean nuestro esquema de cierre de granjas por sí mismos. La eliminación del comercio brutal al trabajar con los agricultores es el camino a seguir, solo necesitamos que el gobierno adopte este esquema y lo lleve a todo el país.”

HSI ha cerrado granjas de carne de perro en Namyangju, Ilsan, Hongseong, Haemi, Wonju, Goyang, Seongnam, Yesan and Gyeonggi-do, con granjeros de edad avanzada que deciden jubilarse, y otros cambian a oficios como el suministro de agua, el cultivo de hongos y el cultivo de perejil.

Descarga fotos y videos aquí.

Algunos datos:

  • Más de 2.5 millones de perros al año se crían en miles de granjas de carne de perro en todo Corea del Sur, el único país conocido por criar perros para consumo humano. En toda Asia, en China, Vietnam, Indonesia, India, Camboya, etc., se estima que cada año se matan y se comen 30 millones de perros, principalmente mascotas robadas y perros callejeros.
  • Además de su vida de sufrimiento en la granja, el método utilizado para matar a los perros es brutal: la muerte por electrocución es la más común, ya que los perros suelen tardar hasta cinco minutos en morir (y se han registrado casos de perros que han tomado hasta 20 minutos para morir). También se practica el ahorcamiento. Los perros se matan a plena vista de los otros perros.
  • Aunque la mayoría de las personas no comen perros regularmente, sigue siendo popular durante los días de verano en celebración del Bok, en julio y agosto, cuando se come como una sopa llamada bosintang en la creencia, no demostrada, de que mejora la resistencia y la virilidad.
  • La industria de la carne de perro está en un limbo legal en Corea del Sur, ni legal ni ilegal. Muchas de las disposiciones de la Ley de protección de los animales se infringen de manera rutinaria, como la prohibición de matar animales de manera brutal, incluso colgándoles del cuello, y de matarlos en áreas públicas o frente a otros animales de su misma especie.
  • En el cierre de cada granja de perros, HSI realiza una prueba veterinaria para detectar la presencia del virus H3N2, o gripe del perro, en el momento en que los perros reciben sus vacunas contra la rabia y el DHPP. HSI también vacuna a los perros contra el moquillo, parvo y coronavirus. HSI luego pone a los perros en cuarentena, en la granja o en un refugio temporal, sin que se permita la entrada o salida de otros perros durante al menos 30 días antes de su transporte al extranjero.

FIN

Contacto medios: Amanda Chaves, achaves@hsi.org, +506 7018-4621

  • Suscribirse
  • Tomar Acción
Media Contact List2