Las ranas de vidrio deben valerse por sí mismas en el comercio no regulado de mascotas mientras la Unión Europea vota en contra de las protecciones en la conferencia mundial de vida silvestre CITES

Humane Society International / Latin America


GINEBRA—Las selvas tropicales de América Central continuarán siendo saqueadas para abastecer el comercio de mascotas de las pequeñas y translúcidas ranas de vidrio en Europa y en otros lugares, luego de que una propuesta para controlar el comercio internacional fracasara en la Conferencia de las Partes en la Convención de la ONU sobre comercio internacional de especies en peligro de extinción (CITES), debido en gran parte a que los 28 países de la Unión Europea votaron en contra de las protecciones. Las ranas de vidrio se han vuelto populares en el comercio de mascotas debido a su piel transparente única que muestra sus órganos internos. La propuesta de dar a las ranas de vidrio la protección del Apéndice II se perdió por solo un voto, y la organización benéfica de protección animal Humane Society International espera que aún haya una oportunidad de asegurar los votos necesarios en el plenario a finales de esta semana.

La Unión Europea es un destino clave para las especies de anfibios y reptiles, como las ranas de vidrio, las iguanas y los geckos, animales que son populares en el comercio de mascotas exóticas. Este comercio es a menudo ilegal, e incluso cuando es legal, es perjudicial para las poblaciones silvestres. Más de 30,000 reptiles vivos fueron confiscados de la UE entre 2001 y 2010, y las ranas de vidrio se venden regularmente en Internet y en ferias de reptiles y anfibios en Europa. Sin embargo, a pesar del papel de la Unión Europea como un gran consumidor de ranas de vidrio, el bloque de votantes no pudo apoyar las protecciones para los animales afectados negativamente por la demanda europea.

La propuesta de Costa Rica, El Salvador y Honduras de otorgar protecciones comerciales a 104 especies de ranas de vidrio recibió un apoyo abrumador de la mayoría de otros países que albergan a las especies en América Latina, pero no logró alcanzar la mayoría de 2/3 requerida para tener éxito. Se le opusieron los 28 países de la UE.

Grettel Delgadillo, subdirectora de Humane Society International / Latin America, dice: “El comercio internacional de mascotas amenaza la supervivencia misma de las ranas de vidrio y muchas especies de tritones, como el tritón cocodrilo y el tritón verrugoso asiático, que también se recolectan como alimento. Las ranas de cristal son criaturas asombrosamente hermosas, casi completamente transparentes, por lo que se han disparado en popularidad en los últimos años, regularmente anunciadas para la venta en Internet para compradores en los Estados Unidos y Europa. Sin embargo, este comercio está matando lentamente a las poblaciones, el que las partes de la CITES no hayan podido proteger mejor a estas criaturas es un gran golpe en contra de los esfuerzos en el campo de la conservación y en todo el mundo. Este fracaso se debe en gran parte a la vergonzosa oposición de la Unión Europea; la UE es un gran consumidor de ranas de vidrio para el comercio de mascotas y, por lo tanto, contribuye directamente a la desaparición de esta especie”.

Hay una propuesta por parte de China, Vietnam y la Unión Europea que tuvo éxito, la cual busca proteger a 40 especies de tritones que no figuran en la lista y que también tienen una gran demanda para el comercio de mascotas

Humane Society International elogia a los gobiernos proponentes por tratar de poner el codicioso comercio de mascotas de anfibios bajo el control de la CITES, pero lamenta que la UE no considerara conveniente brindar protección de la CITES a las ranas de vidrio.

Las decisiones deberán aprobarse en una sesión plenaria en la reunión de la CITES los días 27 y 28 de agosto.

Termina

Contactos de medios:

  • En CITES: Brianna Grant, bgrant@hsi.org, + 1-202-360-3532
  • Reino Unido: Wendy Higgins, whiggins@hsi.org
  • Estados Unidos: Nancy Hwa, 202-596-0808 (celular), nhwa@hsi.org
  • Australia: Ben Vozzo +61 450 258 057 ben@hsi.org.au